jueves, 10 de julio de 2014

Capítulo 16



Mientras termino de beberme el que tal vez sea el último vaso de agua en un tiempo..., Claudette llega con los trajes y nos ayuda a colocárnoslos, ya que sólo faltan diez minutos para entrar a la arena.

-¿Cómo crees que será la arena?-pregunta Lenny con entusiasmo a la estilista.

-No se a que te refieres querido -dice mientras termina de ajustarme los pantalones.

-Dijiste que los trajes estarían diseñados para poder aguantar mejor las condiciones del entorno. ¿A qué crees que se adaptan estos?

-Pues... sinceramente no lo se, el tejido es aislante, tanto del frío como del calor, y el blanco de la camiseta y el oscuro de los pantalones no os ayudará a camuflaros...

Una voz nos dice que debemos subir a una especie de tubo que nos transportará a nuestra plataforma, así que Claudette se despide y nos desea suerte. Al parecer está un poco afectada y es raro que no haya dicho ningún comentario sarcástico.

Me dispongo a entrar en el tubo, cuándo...
Lenny se me acerca y me estrecha suavemente la mano en silencio, yo hago lo mismo y le deseo suerte. No debo echarle culpa al chico de algo que es ley de vida y que tiene tan pocas esperanzas de conservarlo.

Los juegos van a comenzar: 60,59,58,57,56,55,54,53,52....

Salgo al exterior y todo me  deslumbra, ante mis ojos está el lugar más hermoso que pueda haber en la faz de la tierra. Un gran campo plagado de hierba y flores, arbustos con todo tipo de frutos apetecibles, frondosos árboles frutales... Al oeste se encuentra una enorme colina en forma de volcán (tal vez lo sea) y el otro lado está tan poblado que no alcanza la vista a ver lo que hay al final.

   20,19,18,17,16,15,14,12,11....

Vuelvo a la realidad justo a tiempo, todos están profundamente impactados y cuando suena la campana apenas lo escuchan.
Yo salgo corriendo como un relámpago hacia la Cornucopia, un gran cuerno dorado de un brillo asombroso, cuándo llego me paro unos segundos, no se que coger pero de momento recuerdo los consejos de Rose y me tiro a por un manojo de cuchillos del suelo, cojo dos mochilas y un pequeño contenedor con comida. Me cuelgo ambas mochilas y en una mano sostengo los cuchillos y el contenedor y en la otra una especie de plástico para protegerse del tiempo.

Vacilo unos instantes en coger una gran hacha dorada que se encuentra en el interior, pero descarto automáticamente la idea ya que los demás tributos están llegando, y a la cabeza va Anelem.

Salgo huyendo justo antes de que comience la cruel lucha inicial entre chicos y chicas inocentes, esta noche muchos ya estarán en un lugar mejor. Como no se hacia donde dirigirme, opto por un camino que se dirige torpemente entre los árboles, dejando atrás el volcán.

Continuo  mi camino cada vez más lentamente hasta que encuentro un gran árbol donde pasar la noche, tardo un rato en subir mis cosas y colocarlas allí pero consigo acomodarme.

De pronto... escucho un siseo.


4 comentarios:

  1. Me encanta, me he echado los capítulos que no había leído, tienes que seguir(:
    besos:*
    wayra♥^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Wayra!! Me alegro mucho de que lo disfrutes y por supuesto seguiré hasta el final de la historia ((: Bsss

      Eliminar
  2. Hola, María!!!
    Te he nominado a unos premios en mi blog, pásate por:
    http://losjuegosdelhambredientedeleon.blogspot.com

    ResponderEliminar

Catching Fire